miércoles, 2 de marzo de 2011


Tengo muchas ganas de ponerme este fukuro obi pero...




con este komon aunque coincida en los colores, simplemente no va.

A veces eso de las formalidades nos ayudan a combinar kimonos. Un fukuro obi demasiado brillante no suele combinar mucho con los komon sencillos, por muy bonitos que sean.

En este caso el obi lleva cantidades importantes de lamé (¡si lamé!) y hilo plateado japonés, o sea brillante que duele.

El komon es de satén y no está nada mal, pero me pide un obi más moderado.

2 comentarios:

  1. entre el estampado del komon y el del obi no se vería muy saturado??

    ResponderEliminar
  2. También, pero lo plateado dolía. XDDD

    ResponderEliminar